Archivo de noviembre 2008

Libro “Pilates para todos”

PRESENTACIÓN

Este libro nace, de la respuesta a la demanda que los alumnos crean sobre mi enseñanza.
Cuando afronto una clase de iniciación, donde las personas tienen diversas capacidades, edad, estado físico etc. tengo que adaptarme a cada situación.
Para poder enseñar un ejercicio, aunque sea de nivel básico o intermedio del método Pilates, tienes que adaptar y a veces crear otros ejercicios de preparación, que te llevarán a trabajar de forma correcta los movimientos finales.
Muchas veces ayudados con gomas, pelotas, etc., conseguimos entender y colocar correctamente las posturas. Además de posteriormente utilizar estos elementos para intensificar y complicar los ejercicios ya avanzados.

Es un manual que incluye desde los ejercicios de preparación a los de nivel intermedio, hasta llegar a los avanzados.
También he comprobado, que hacer estos ejercicios de preparación, ayudan considerablemente a las personas que ya practicaban Pilates. Pues después de trabajar estos ejercicios notarán como dominan mejor los anteriores y consiguen avanzar su nivel físico y técnico.
Por ejemplo para los ejercicios de pierna y cadera, llamados Side Kicks (patadas laterales) en el método clásico. Trabajando los ejercicios de juego de cadera presentados en este libro y los ejercicios con la banda  elástica. No solo mejoran y desarrollan un mejor nivel práctico para posteriormente hacer los movimientos avanzados, sino que como ejercicios propios tienen un beneficio excelente.

El uso de la banda elástica, es de gran ayuda, y existen infinidad de movimientos que podemos hacer con este practico, económico y elemento fácil de llevar. Es realmente un gimnasio móvil de bolsillo.
Por su característica parecida al trabajo que realizan los músculos y tendones, su uso tonifica el cuerpo de forma más correcta que con el uso de carga de peso con elementos rígidos. Además existen diferentes grados de dureza elástica, para adaptarlo a cada persona.
Es el mismo concepto que J. Pilates ideó al colocar en sus maquinas, poleas y muelles, descartando los pesos, dado que generan carga sobre el hueso y la articulación. Y los muelles y tensores, son cercanos al movimiento muscular natural.

El balón (fit ball), es un elemento creado desde la fisioterapia, donde gracias al equilibrio y desestabilidad  de trabajar sobre el, implica que grupos de músculos internos, no acostumbrados a ejercitarse, se vean implicados.
Esta acción mejora considerablemente, la postura, fortaleciendo desde la musculatura profunda, y como técnica de propiocepción y auto conocimiento corporal.
Además enriquece la sesión, dándole un punto de diversión y variedad.
Hay muchos ejercicios que posteriormente, practicantes de Pilates han introducido en el método tradicional, donde no existían estos elementos. Pero que enriquecen y crean nuevos caminos para avanzar.

Es muy importante saber los conceptos y ejercicios originales, para entender el porque del sistema. Pero gracias a que evolucionamos y se descubren nuevas técnicas vamos mejorando y creciendo.
Recordemos que el sistema original creado por J.H. Pilates comenzaba con la tabla de colchoneta, seguido de el trabajo en las maquinas, Reformer, Cadillac, Wunda chair, Barrel etc. con ejercicios individuales y concretos para cada persona y cada caso.
Cuando trabajamos sin estas máquinas, compensamos su falta con la banda elástica, el balón, etc. y aunque no sean del todo igual, pues estas maquinas tienen una laboriosa creación, cercana a maquinas de rehabilitación modernas. Pero si desarrollar un abanico de ejercicios que tendrán un efecto de tonificación completa.

Otros aparatos que crean ejercicios de equilibrio, como el rulo, el cojín de estabilidad, la base giratoria, pelotas de diferentes tamaños etc., desarrollan gracias a una búsqueda del equilibrio sobre ellos, que la musculatura interna se vea reforzada. Grupos musculares que habitualmente no son ejercitados gracias a este trabajo se estimulan.
Logrando una base interna que sostiene y sujeta la estructura anatómica, y desde donde ir fortaleciendo los grupos musculares externos.
La idea es dar un apoyo anatómico, tonificando desde dentro hacia fuera.

¿De qué nos sirve tener un recto abdominal muy fuerte y bien marcado, si no tenemos fuerte músculos como el transverso abdominal profundo, el Psoas y una buena base pélvica etc.?

Dado que el concepto de ejercicio físico, y otras pautas que en la sociedad actual esta forjada hacia lo externo y la apariencia, se le da una mayor importancia a la parte de fuera, que a lo que no se ve. Por esto que tenemos que buscar en técnicas como el Pilates, que tomó conceptos de filosofías orientales donde lo interno prima.

Aun siendo así descubro que en muchos centros y gimnasios, se esta desproveyendo y eliminando conceptos base del método Pilates, incluso la respiración que es primordial se pasa por alto. Posiblemente por la dificultad inicial que conlleva tanto para el alumno, como para el profesor que no tiene una buena base en la gimnasia respiratoria.
He visto como una sesión de Pilates, se ha convertido a veces en una clase más de Fitness, donde el objetivo es sudar. He de recordar que este sistema tiene otra cualidad y otro tempo.

El nombre original del método que creó Joseph Pilates es “La Contrología”. Es un trabajo físico de precisión, de gran control del cuerpo, dirigido por la respiración, la calma y la concentración mental.

Si realizamos los ejercicios de las tablas, tal cual haríamos otro tipo de gimnasia, sin una precisión y corrección corporal, con una respiración coordinada ya no es Pilates sino simplemente otro tipo de ejercicio físico.
De hecho si hacemos mal los movimientos, al contrario de ser beneficiosos pueden llegar a ser perjudiciales.

Realmente no importa tanto el ejercicio o estiramiento que estés haciendo, sino la forma y la calidad con la que prácticas. Por esto si aplicamos bien su filosofía y sus bases a cualquier deporte, movimiento, o trabajo diario, realmente estamos entendiendo el fundamento de este método.
Y podremos aplicar la filosofía del movimiento Pilates a cualquier movimiento y disciplina física.
El ritmo podrá ser más lento o más fluido y rápido en algunas sesiones, pero sin perder la técnica precisa, la respiración y la calma mental.
Un ejemplo parecido, lo vemos en las artes marciales, cuando llegan a occidente, se tiende a desnaturalizar, se eliminan las bases internas, de filosofía, concentración y trabajo interno. Para quedarnos con la parte externa lo estético, más dirigido a la competición. Y se pierde el desarrollo interno que es más complicado, requiere tiempo, calma, paciencia y una  aptitud de perseverancia, conceptos que son casi imposibles en esta sociedad de la prisa y la falta de tiempo, y un deseo de tener resultados inmediatos.
No quiere decir que la competición no requiera de alabanzas, todo lo contrario tiene un nivel altísimo de dedicación, es un trabajo muy duro que no solo requiere de dedicación plena, sino que a nivel psicológico tiene mucha fuerza.
Pero ciertamente conlleva multitud de lesiones y su periodo de alta competición es solo unos años.

Las disciplinas internas y de bajo impacto que desarrollan la paciencia y la perseverancia, nos complementan y equilibran. Son realmente un tesoro, una medicina a nuestro modo y estilo de vida.

Por esto aconsejo, que no hagamos la parte práctica sin haber entendido la parte teórica, para poder aplicar correctamente los conceptos la filosofía y el espíritu del método. Tomar un ejercicio del libro y hacerlo por intuición sin leer las pautas, descartando la corrección postural, la respiración o el ritmo, no tiene sentido y podrá ser negativo en vez de beneficioso.

Además un libro siempre será un elemento de apoyo a la práctica dirigida.

La precisión, y la adaptabilidad de los ejercicios deben ser aplicadas a cada individuo.

El método Pilates, fue creado para la práctica individualizada, como ejercicio de rehabilitación, y de prevención.

Lo ideal seria que cada persona tuviese su propio monitor personal, que pueda crear los ejercicios concretos y adaptados para el alumno. Enseñarle a trabajar solo y auto corregir los errores, además de animar a superarse y avanzar en la técnica y en la práctica.

Esto es a veces difícil, pues tener tu propio monitor, requiere mayor desembolso.  Realmente la sesión de Pilates, seria como ir a tu terapeuta.

Aunque nunca debemos confundir y si tenemos algún tipo de lesión, o caso clínico concreto, es el medico especialista y los terapeutas corporales los que deben supervisar y el monitor de Pilates trabajará con estas pautas y recomendaciones.

Cuando se práctica en clases grupales, donde el profesor tiene que atender a varios alumnos, cada persona tiene que tomar una actitud más responsable, y estar más concentrado consigo mismo, y a lo que el profesor dice, para evitar errores. Cada uno tenemos que ser nuestro propio maestro, nuestro propio monitor personal, atento, vigilante, concentrados, corrigiendo en todo momento para que nada se descontrole.

Mucho cariño con el cuerpo, dejando que progresivamente vaya encontrando su camino para la salud.

Una actitud de calma, concentración, superación y una dosis grande de paciencia.

En este manual también se incluyen ejercicios para avanzar en la práctica de Pilates, muchos de ellos están destinados para quien ya tiene conocimientos en el método y su preparación física esta al nivel apropiado.
Logrará avances en su técnica y acondicionamiento físico.
Las personas que empiezan hacer Pilates solo elegirán los movimientos y posturas indicados a su nivel.

Del manual “Pilates para todos”  ED LIBSA (JOSÉ RODRÍGUEZ)