Terapia Cráneo-Sacral

¿Qué es la Terapia Cráneo-Sacral?

 

La TCS es un sistema con una forma de trabajo corporal sutil y suave pero de efectos profundos que tiene sus raíces en la medicina osteopática.

 

Trata de restablecer el equilibrio psicosomático y la normalización de la propia autocuración de nuestro cuerpo.

 

La historia de la Terapia Cráneo Sacral es contemporánea,  los inicios de 1900 el médico osteópata William Sutherland observó que los huesos del cráneo tienen una estructura que permite movimiento,  desarrolló un sistema de evaluación y tratamiento conocido como Osteopatía Craneana.

En 1970 el Dr. John E. Upledger siguiendo este trabajo observó el movimiento del ritmo del sistema Cráneo Sacral durante una cirugía. Durante años siguió investigando y de ese trabajo nació la Terapia Cráneo Sacral y la Liberación Somato Emocional.

 

¿Cómo funciona?

El ritmo cráneo sacral (RCS) se denomina movimiento respiratorio primario, este mecanismo es considerado como el precursor de los ritmos respiratorios y cardíacos que conforman el pulso vital.  De igual forma que el pulso respiratorio se puede sentir en cualquier parte del cuerpo, el RCS se puede apreciar con una palpación sutil y de escucha profunda. Unas manos sensibles y entrenadas podrán descubrir alteraciones en este movimiento fluctuante.

 

Es un sistema hidráulico semi-cerrado comprendido dentro de una membrana (Duramadre) que envuelve el encéfalo y la médula espinal. Donde se produce la producción, circulación y reabsorción del Liquido Cefalorraquídeo (LCR), dando vida y cobertura al cerebro y sistema nervioso.  La producción y reabsorción del LCR origina una subida y bajada de presión dentro del sistema cráneo-sacral, que está en intima relación con los sistemas nervioso, músculo esquelético, vascular, linfático, endocrino y respiratorio.

 

Este movimiento aparece como una respiración; en fase de llenado con una expansión que afecta a todo el sistema con una rotación externa del sistema músculo esquelético, así como una fase de vaciado que provoca una contracción y rotación interna. A través del sistema de membranas, tejido conjuntivo (Fascias).

La fascia (membrana aponeurótica) tejido conjuntivo que crea una unidad dinámica y funcional. Que como un segundo esqueleto recubre, envuelve y conecta todo nuestro sistema desde los más profundo a lo superficial.

 

Cuando existe algún tipo de alteración en este ritmo, supone un desajuste que puede estar inducido por diferentes aspectos tanto fisiológicos, estructurales, como emocionales o psicológicos.El terapeuta cráneo-sacral ha aprendido a leer e interpretar el ritmo en diferentes partes del cuerpo.

Cuando existe algún tipo de alteración en este ritmo:  accidentes, operación , estrés, un cambio de orden o situación laboral, familiar, enfermedad, viajes, desarreglo estacional, un golpe físico, o disgusto emocional,  etc.. etc., supone un desajuste que puede estar inducido por diferentes aspectos tanto fisiológicos, estructurales, como emocionales o psicológicos.

Esto se queda grabado en la fascia como un nudo o quiste que el terapeuta cráneo-sacral reconoce y que ha aprendido a leer e interpretar ese ritmo primario en diferentes partes del cuerpo.                            

El terapeuta cráneo sacral conecta con este nudo e induce con la técnica manual sutil, al que el sistema del paciente realice instintivamente el desanudamiento y descompresión, liberando el sistema fascial.

 

Los parámetros de un ritmo cráneo-sacral normal esta en un frecuencia de seis a doce ciclos por minuto, se puede sentir tan claramente como los ritmos cardio-vascular y respiratorio. Pero a diferencia de los otros, el RCS se puede evaluar y corregir a través de la palpación.

 

 

En la TCS el terapeuta no impone sino que propone al cuerpo del receptor, ayuda al poder auto corrector y auto sanador del propio organismo.

Por eso el terapeuta cráneo-sacral se llama facilitador. De esta forma se convierte en una terapia no invasiva, tan suave como efectiva. Siendo utilizada y segura para personas de todas las edades. Desde adultos hasta bebés, después de una operación o en condiciones de debilidad, complementando el tratamiento médico o psicológico.

El número de sesiones para un tratamiento dependerá de la situación, en ocasiones es tan efectiva que con una o dos ya se reactiva el proceso natural de auto curación. Por esto aunque parece una terapia suave y sutil, los efectos son como una onda expansiva que perduran en el tiempo días y semanas posteriores a la sesión. 

La Terapia Cráneo-Sacral se utiliza para tratar una gran variedad de problemas de salud, desde dolor de cabeza y jaquecas, dolor de cuello y espalda, disfunciones de la A.T.M. & patologías relacionadas con la dentadura, cansancio crónico, dificultades de coordinación motora, escoliosis, accidentes, lesiones, fibromialgia, problemas oculares, depresión endógena, ansiedad, hiperactividad, problemas de concentración, disfunciones del sistema nervioso, además de otros trastornos físicos y psicológicos.

 

* Indicaciones y efectos terapéuticos del masaje y la terapia cráneo-sacral:

Aliviar dolores de espalda (lumbalgias, ciáticas, contracturas etc.)

Migrañas, alteraciones del sueño, cansancio o fatiga crónica, depresión, estrés, ansiedad, estados anímicos disfuncionales.

Prevención de lesiones u otras patologías.Sobrecargas musculares, lesiones deportivas.

Mejora la flexibilidad, tono muscular, estimula el sistema inmunológico, linfático y circulatorio.

Desintoxicar el organismo, eliminando grasas y toxinas.                                                                  

Vitaliza y relaja procurando un equilibrio entre ambos aspectos.

Recuperación procesos: Postoperatorios, postraumáticos, intervenciones estéticas, Tatuajes, odontológicos, etc. Tratamiento del dolor, disfunciones estructurales, procesos psicológicos y patologías orgánicas diversas.

En el caso de no existir una patología concreta, la TCS nos ayuda a eliminar tensiones y bloqueos aumentando la vitalidad corporal. 

Como medicina preventiva antes de que aparezca la enfermedad. 

Es una terapia energética que regula nuestros ciclos y biorritmos.

Es una de las terapias occidentales contemporáneas más efectivas y más cercanas a la visión holística de las medicinas tradicionales en cuanto a contemplar al ser humano como un todo: cuerpo, mente y espíritu (energía).

Jose Rodríguez

 Para más información sobre la Terapia Cráneo-Sacral así como de las Terapias Energéticas y Masajes, entrenamientos personales; etc.

 goatao@gmail.com

   Tlf. 607 269 049

está en intima relación con los sistemas nervioso, musculoesquelético, vascular, endocrino y respiratorio