Manual sobre el Shiatsu

shiatsu-011Manual sobre el Masaje oriental Shiatsu.

Jose Rodriguez (Editorial LIBSA)

 

El Shiatsu no sólo estimula o relaja los músculos. Mejora los efectos terapéuticos estimulando los propios poderes naturales de recuperación del cuerpo.

Este sistema, establece las zonas y puntos energéticos del cuerpo, que son más efectivos en cada tratamiento. Desde una visión de la anatomía y la fisiología contemporáneas, desarrollando las técnicas manuales más adecuadas para las distintas partes del cuerpo.

Así como cada individuo, nace con una naturaleza y constitución únicas. Esta naturaleza determina nuestro tipo de mente y cuerpo y la manera en la que reaccionarán ante determinadas condiciones. Cada sesión de masaje será diferente y única, por el irrepetible momento presente, tanto del receptor como del dador.

Cada terapia tendrá resultados concretos. Un mismo punto tratado o una técnica concreta utilizada, efectuadas en diferentes personas, obtendrán unos efectos parecidos o diferentes según el individuo y el momento en la que se encuentra energéticamente.

El tratamiento de esta terapia, busca el equilibrio del receptor, fomentando la reacción natural de su propio sistema defensivo.

Teniendo en cuenta cada caso en particular. Por ejemplo sobre una persona con un alto nivel de ansiedad y estrés, procurará una armonización calmando estos niveles e instaurando un estado de calma sobre su sistema nervioso.

Por otro lado alguien con períodos de baja energía, laxitud, depresión etc. aumentara su nivel energético y su estado emocional, tonificando su sistema energético y corporal.

Los sistemas de compensación del cuerpo, necesitan a veces de un empuje, de un interruptor que los reactive para que el cuerpo esté lleno de vitalidad y exento de enfermedad.

Las técnicas utilizadas en la Medicina Tradicional China, de las que deriva el Shiatsu procuran este equilibrio.

La salud no solo es falta de enfermedad, sino vitalidad y armonía a todos los niveles, tanto físicos, como energéticos, como mentales.

Procurando que no llegue a instaurarse la enfermar siguiendo unos hábitos diarios de prevención.

Cuando la patología aparece el sistema defensivo actúa, si por alguna razón no funciona correctamente, entonces hay que impulsarlo desde el exterior eliminando bloqueos e induciendo a que la energía (Ki) fluya correctamente para corregir el origen de la enfermedad.

El Shiatsu se puede utilizar para aliviar los síntomas, de cualquier patología, tanto problemas físicos como orgánicos, y psicológicos.

Un tratamiento continuado, ira desbloqueando los estancamientos de energía, llegando al origen del desajuste interno.

Un simple dolor de cabeza, podrá ser aliviado con diferentes puntos, pero habrá que ir al origen de donde proviene este síntoma.

Así como con cualquier señal de enfermedad.

Cada caso debe ser tratado individualmente y de forma holística. Un mismo punto o estiramiento de meridiano tendrá un efecto inmediato en alguien o podrá ser inocuo en otro, o a largo plazo, dependerá de múltiples variables. Por eso nunca se hará un tratamiento globalizado o estipulado por una serie de estadísticas. Cada caso será enfocado de forma individual y única, valorando todos los aspectos y diferentes planos de visión.

El Shiatsu es un vehículo que impulsa el proceso natural de curación.

El contacto que se recibe durante las sesiones, hace un efecto de propiocepción del receptor, es el proceso a través del cual adquiere conciencia de sí mismo y su propio cuerpo.

Además de la estimulación que el sentido de tacto representa, hay zonas anatómicas que habitualmente no están dentro de nuestro foco de atención, y es a través del masaje que tomamos conciencia de ellas.

Si recibimos masaje Shiatsu habitualmente, sentiremos una mejor percepción de nosotros mismos. Energéticamente hablando habrá una notable sensación de vitalidad que influye en nuestro plano emocional.

El cuerpo retomará su estado de flexibilidad natural progresivamente, en personas muy rígidas mejorará considerablemente, si la terapia se realiza habitualmente, y se persevera en los ejercicios y recomendaciones que el terapeuta prescribe.

Tanto en problemas de espalda, contracturas, sobrecargas etc. las presiones y movilizaciones del Shiatsu tienen efectos sorprendentes e inmediatos en muchos casos.

Sobre desequilibrios emocionales y procesos donde nuestro sistema nervioso esta alterado, el desbloqueo de meridianos actúa de forma directa y ejerce un bálsamo sobre nuestro estado psicológico.

El Shiatsu es efectivo para aliviar dolores de espalda o de cabeza, alteraciones del sueño, angustia, cansancio o fatiga crónica, depresión, estrés, insomnio, nerviosismo, sobrecargas musculares, lesiones deportivas, alergias, asma, contracturas, lumbalgias, desórdenes metabólicos, de menstruación, endocrinos, urinarios y reproductores, estreñimiento, diarrea, etc., entre muchas otras patologías.

Mejora la flexibilidad muscular, la concentración y claridad mental, estimula los sistemas digestivo, respiratorio, linfático y nervioso, la circulación sanguínea, ayuda a mejorar la postura al crear conciencia corporal.

Vitaliza y relaja procurando un equilibrio entre ambos aspectos.

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.